PROGRESA RAPIDAMENTE

La infiltración a diversos sitios da como consecuencias dolor ósea generalizando o crecimiento articular que puede confundirse con otras enfermedades. Puede existir crecimiento del hígado, bazo, ganglios linfáticos y en ocasiones de testículos o datos relacionados a infiltración del sistema nervioso central como convulsiones, apetito voraz, alucinaciones, etc.

El laboratorio corrobora la anemia (baja de glóbulos rojos) y el número de leucocitos (glóbulos blancos), que pueden encontrarse bajos, normales o altos pero de características morfológicas anormales. Las células de leucemia por lo general son encontradas en la sangre periférica pero en ocasiones se requieren métodos sofisticados para detectarlas o diferenciarlas (tinciones especiales, marcadores inmunológicos, etc.) Las plaquetas están bajas y en muchos pacientes el ácido úrico esta elevado así como el calcio, potasio, fosfato y algunas enzimas (DHL).

El estudio del líquido cefalorraquídeo muestra células de leucemia en el 4% de los niños aunque no existan síntomas a este nivel.

Las radiografías nos ayudan a detectar crecimiento ganglionar dentro del tórax y el abdomen, así como a visualizar mejor el crecimiento del hígado, del bazo, riñones, así como los sitios de infiltración a nivel del hueso.

El diagnóstico definitivo requiere de una biopsia por aspiración de la medula ósea (que corresponde al "tuétano") en el hueso de la cadera o del esternón, método fácil y seguro de realizar que nos va a mostrar el tipo de célula involucrada o a descartar otras enfermedades.

PUEDE SER TRATADA EFICAZMENTE
El tratamiento en forma adecuada puede dar hasta un porcentaje de 95% de remisiones y un 60 % de curación. La meta del tratamiento es erradicar las células leucémicas y para esto, se utiliza la quimioterapia, que es un tratamiento a base de medicamentos que en forma combinada se ajustan a cada paciente de acuerdo con sus propias necesidades. En esta etapa asociado al tratamiento medicamentoso se utiliza la Radioterapia al Sistema Nervioso Central o se aplican medicamentos en forma directa al líquido espinal para prevenir que la enfermedad aparezca en este sitio, donde no llegan en forma suficiente los otros tratamientos.

MAS ESPERANZA QUE NUNCA
Una vez logrado el control de la enfermedad se continúa con el tratamiento, el cual es a base de medicación oral. Este tratamiento se continúa por 3 años posterior a lo cual se suspende toda medicación. Antes de decidir esto, el paciente es sometido en forma periódica y repetida a exámenes de laboratorio y biopsias de medula ósea para constatar que la leucemia continúa sin actividad.

SE CURA EN EL 60%
Antes del advenimiento de la quimioterapia efectiva, la leucemia en los niños era fatal y sobreviva era de solo 2 a 3 meses, en el momento actual el 60 % de los niños están en remisión completa, sostenida o continúa 5 años después de su diagnostico inicial, y la mayoría de estos pacientes son considerados curados.

TRATAMIENTO ESPECIALIZADO
Este tipo de pacientes debe ser manejado por el Hematólogo y en los centros hospitatalarios que cuentes con todas las facilidades. Por otra parte en esta ciudad se cuenta con la Asociación Pro-Niño Leucémico de Baja California, A.C. pionera en nuestro país, organización enfocada a ayudar a estos niños y encargada de difundir todo lo concerniente a esta enfermedad, la cual cada día está siendo combatida y CURADA.

<<atras - menu>>

La Leucemia en los Niños #2

© unhet 2010.