ASPIRADO MEDULAR

El aspirado medular consiste en puncionar el hueso. Los sitios preferidos son la cresta iliaca y el esternon, pero puede realizarse en otros huesoso como el fémur, omoplato, columna, costillas,. La punción se realiza con una aguja provista de mandril y se aspira con una jeringa, obteniendo uan pequeña cantidad del contenido de la medula ósea (en general, basta con 0.5 ml, aunque si se desea procesar la muestra mediante diversas técnicas pueden llegar a aspirarse mas de 5 mL.)

Sobre las extensiones de medula, además de la tinción convencional pueden practicarse tinciones especiales. Además, parte del contenido medular obtenido puede conservarse, junto con un anticoagulante en ocasiones acompañado de un medio de cultivo en uno o varios tubos, para poder estudiar las células mediante otras técnicas: cultivos microbiológicos, citogenética, ultrascultura, inmunofenotipo, biología molecular y cultivos in vitro de las células hematopoyeticas.

BIOPSIA DE MEDULA OSEA

El estudio de la medula ósea obtenida mediante biopsia da una idea cerca de su estructura de su distintos componentes. Permite detectar lesiones de naturaleza focal, que no suelen descubrirse mediante el aspirado medular. La biopsia se practica habitualmente mediante una aguja o trepano manual (jamshidi, silverman) en la cresta iliaca anterior o posterior. Se obtiene un cilindro óseo de 3-4 mm de diámetro y de longitud variable, general de 1-5 cm.

Las complicaciones incluyen:

* Sangrado en el sitio de la puntuación (el cual puede ser controlado con presión)
* Infección en el sitio de la aspiración/biopsia (raro si se siguen estrictas medidas de asepsia) y dolor en el sitio de la punción (mínimo)

Una apropiada evaluaron de la medula ósea empieza con la toma de una buena muestra, y un proceso adecuado de la misma apoyados en datos de la historia clínica y exámenes de laboratorio, ya que sin ello será en ocasiones imposible el realizar diagnostico alguno.

<<atras - menu>>

Biopsia de Médula Osea #2

© unhet 2003.